Cibercultura y memoria colectiva: Procesos de construcción de la memoria colectiva en la red. Un análisis entre internautas mexicanos

Tipo de proyecto: 
Proyectos individuales
Modalidad del proyecto: 
Proyecto de investigación Básica
Fecha de inicio: 
01 Sep 2016
Fecha de término: 
31 Jul 2017
Financiamiento: 

PRODEP

Descripción del proyecto: 

La extensión de las tecnologías digitales y el uso masivo de internet han transformado significativamente muchas esferas de nuestra vida cotidiana. Enviar y recibir correos, sostener conversaciones en línea con personas físicamente lejanas, compartir opiniones, fotografías y videos en redes sociales, o buscar información en la web son acciones ya incorporadas en la rutina de millones de personas debido a la ampliación y democratización (relativa) del acceso a estas tecnologías.

 

A través de estas prácticas ya rutinizadas, estamos siendo partícipes de un proceso de cambio cultural relevante. Algunas de las dimensiones centrales de ese cambio radican, por ejemplo, en la autonomización de las audiencias y su participación creciente en la producción cultural contemporánea, así como en la “articulación (convergencia) de todas las formas de comunicación en un hipertexto digital, interactivo y complejo que integra y recombina la diversidad de formas de interacción cultural y comunicación precedentes” (CASTELLS, 2009, p. 88).

 

Jenkins (2008) propone la categoría de cultura de la convergencia para denominar esa transformación en las lógicas y en las dinámicas de operación cultural. Se trata, segun este autor, de un proceso en marcha, que “no tiene lugar en los aparatos, por sofisticados que estos puedan llegar a ser”, sino de una transformación que se produce “en el orden de los protocolos culturales”. Esta nueva cultura de la convergencia se caracteriza por la participación, la colaboración, y la activación de la “inteligencia colectiva”, un tipo particular de conocimiento que emerge de la interacción coordinada de miembros de comunidades en pro de metas y objetivos comunes (LÉVY, 2004).

 

Sin embargo, internet y la digitalización no están transformando unicamente nuestras relaciones comunicativas y culturales en tiempo presente, sino que están cambiando también las formas en que accedemos a nuestro pasado, los modos en que producimos registros y elaboramos representaciones de el pasado, así como las maneras en que construimos sentidos sobre él. Dicho de otra manera: se están transformando sustancialmente los modos en que, como grupos y sociedades, construimos nuestra memoria colectiva.

 

En términos generales, la memoria se define como “la operación de dar sentido al pasado” (JELIN, 2001). Consiste en la “reconstrucción selectiva del pasado” (BARBOSA, 2001, p. 106); es decir, un proceso activo y continuo de construcción de sentidos, basado en la negociación entre el pasado y el presente, que se produce tanto a nivel individual como a nivel de grupos y comunidades humanas (FERRON Y MASSA, 2013, p. 24).

 

En específico, la memoria colectiva puede ser comprendida como “las representaciones del pasado que un grupo produce, mantiene, elabora, institucionaliza y transmite a través de la interacción entre sus miembros”. Ella puede adquirir formas más o menos institucionalizadas, objetivándose en prácticas, lugares o artefactos específicos, pero su origen y su reproducción están situados en las prácticas comunicativas que modelan la vida social (JEDLOWSKI, 2001, p.p. 33-34).

 

La memoria colectiva se configura en procesos de comunicación y, por lo tanto está mediada por el lenguaje, y por los medios y tecnologías de fijación, producción y distribución de mensajes accesibles y existentes en cada época histórica. Tradicionalmente, las formas de construcción y circulación publica de este tipo de representaciones sobre el pasado han estado centradas en el lenguaje (oral y escrito), así como en los medios masivos de comunicación y otras instituciones oficiales de memoria como archivos, bibliotecas o museos.

 

Sin embargo, actualmente, la amplia difusión de tecnologías digitales en red plantea la necesidad de reconocer cómo estos procesos están redefiniendo nuestra relación con el pasado y las dinámicas de construcción de la memoria colectiva. “Lo que se recuerda de forma individual y colectiva depende, en gran medida, de las tecnologías de la memoria y de las prácticas socio-técnicas asociadas a éstas, que están cambiando radicalmente” (VAN HOUSE, y CHURCHILL, 2008, p. 296). La digitalización y la red han traído cambios radicales en cuanto a las posibilidades para el registro, el acceso, la transferencia y la circulación de contenidos, cuestiones que afectan directamente los procesos de la memoria y el olvido a nivel social. La nueva ecología de los medios es también una nueva ecología de la memoria, un nuevo sistema social de memoria inextricablemente ligado a las tecnologías digitales y  la web 2.0 (HOSKINS, 2009).

 

La producción de la memoria cultural se ha autonomizado con respecto a otras formas más institucionalizadas: los prosumers participan no sólo en la creación y difusión de contenidos culturales, sino que también intervienen y colaboran en la construcción de la memoria colectiva (BARTOLETTI, 2011). Los recuerdos no sólo se consumen, sino que “se producen de forma creativa, participativa y descentralizada”. “La resultante es un nuevo tipo de memoria, construida de forma dinámica a través de nuestras prácticas digitales, nuestras interacciones con la tecnología y nuestra conexión a las redes digitales, potencialmente visible y accesible a todos” (FERRON Y MASSA, 2013, p. 25).

 

Además, la web propicia la contraposición, el intercambio y la negociación de representaciones divergentes del pasado, evidenciando “cómo emerge el significado en el diálogo, mostrando que la cultura no tiene un centro estable, sino que procede de varios nodos. La nueva cultura de la memoria se define fundamentalmente por redes horizontales de comunicación interactiva que conectan lo global y lo local” (PENTOZLD, 2009, p. 262). Retomando esos presupuestos, este proyecto se enfoca en el análisis de los procesos culturales de construcción de la memoria colectiva online entre internautas mexicanos. Se propone describir los principales usos de internet como plataforma para la construcción de la memoria colectiva entre internautas nacionales, examinar las prácticas de colaboración y negociación de significados en torno al pasado colectivo, identificar los ejes y “lugares” de memoria en torno a los cuales se construye la memoria colectiva, así como reconocer las formas (productos, objetos, discursos) en las que se objetiva la memoria colectiva en internet.

 

El estudio de los procesos de construcción de la memoria colectiva en la web puede ser relevante en varios sentidos. En primer, permitiría abordar una arista insuficientemente explorada en los estudios sobre internet y las culturas digitales a nivel nacional, e insertarnos en redes y debates académicos de gran vigencia y actualidad en el ámbito académico internacional. En segundo lugar, tributaría al reconocimiento de procesos intrínsecamente vinculados con la construcción de la identidad de grupos sociales a nivel comunitario, regional o nacional. En tercer lugar, contribuiría al reconocimiento del valor potencial del conocimiento colectivo generado y movilizado en dichas prácticas., así como a la recuperación y visibilización de memorias excluidas, minoritarias o subalternas. Por ultimo, podría ser de utilidad en la formulación de políticas publicas que fomenten el desarrollo de proyectos relacionadoscon la conservación y difusión el patrimonio digital de las comunidades y grupos sociales.

 

Objetivos: 

 

Objetivo general

Analizar los procesos culturales de construcción de la memoria colectiva online entre internautas

mexicanos.

 

Objetivos específicos

  1. Explorar los usos de internet como plataforma para la construcción de la memoria colectiva.
  2. Examinar las prácticas de colaboración y negociación de significados en torno al pasado colectivo.
  3. Identificar los ejes y “lugares” de memoria en torno a los cuales se construye la memoria colectiva en internet (eventos o personajes históricos, sucesos traumáticos, referentes culturales).
  4. Describir las formas características (productos, objetos, discursos) en las que se objetiva la memoria colectiva en internet.
Metodología: 

El estudio de los procesos de construcción de la memoria social en internet constituye un área de investigación emergente. En el ámbito nacional, este tipo de prácticas ha sido escasamente estudiada, por lo que este proyecto debe considerarse como un trabajo de carácter exploratorio, que podrá ir perfilándose progresivamente, a partir de los hallazgos preliminares en el examen de este tipo de prácticas. En este sentido, se proponen las siguientes fases de trabajo:

 

  1. Reconocimiento e identificación de comunidades y sitios de memoria online constituidas por internautas mexicanos y exploración de sus características fundamentales.
  2. Selección y análisis de casos de estudio.

El trabajo asumirá el método etnográfico, particularmente de la denominada etnografía virtual o netnografía (HINE, 2004; 2012), metodología que “puede servir para explorar las complejas interrelaciones existentes entre las aserciones que se vaticinan sobre las nuevas tecnologías en diferentes contextos" (HINE, 2004, p.13). Un presupuesto básico de este método es que “la etnografía de Internet no puede tener como modelo, fundamento y objeto la presencia física prolongada en el 'lugar' sino que su objeto deben ser las “relaciones”, el ensamblado de las acciones, los enlaces y la “conectividad” que los usos de Internet establecen entre los mundos online- offline”, y en este sentido, “la sensibilidad etnográfica se abocaría a comprender cómo determinados lugares cobran sentido y visibilidad en el mundo online” (WELSCHINGER, 2012, p. 114).

Se utilizarán técnicas de investigación como la observación no participante, el análisis del discurso y la entrevista. Éstas tienen entre sí un carácter complementario, pues “si el análisis del discurso nos sirve para caracterizar los modos en que los relatos se organizan para generar efectos de realidad, la mirada etnográfica nos dice si acaso la orientación hacia esa suerte de “correspondencia” es importante, o no, para Internet en su uso en situación” (HINE, 2004, p. 152). Se prevé la aplicación de técnicas de investigación complementarias, pero coherentes con el método adoptado, como son la entrevista en profundidad ( in situ) a sujetos miembros de comunidades de memoria online, así como la realización de entrevistas a expertos en el tema de la memoria colectiva.

 

Además, estas técnicas de investigación cualitativa serán complementadas con otros procedimientos como el análisis de redes sociales o social network analysis, que serán de especial utilidad sobre todo en la primera fase del trabajo, para la exploración y el “mapeo” de la construcción de comunidades de memoria, así como la identificación de actores y nodos centrales en estos procesos.

 

Productos: 
  • Un capítulo de libro
  • Dos artículos en revistas arbitradas o indizadas nacionales o internacionales
  • Participación como ponente en al menos un evento de carácter nacional o internacional