Conocimiento ambiental en Educación Superior: un estudio en el Pregrado de la UdeG

Tipo de proyecto: 
Proyectos individuales
Modalidad del proyecto: 
Proyecto de investigación Básica
Fecha de inicio: 
01 Mar 2017
Fecha de término: 
04 Jun 2017
Estado del proyecto: 
Cerrando
Descripción del proyecto: 

En este proyecto, se plantea identificar y conocer si en la formación profesional de estudiantes y egresados de licenciatura de la Universidad de Guadalajara, se desarrolla o propicia, un habitus ambiental que incida en su desempeño profesional y ciudadano, es decir, si se constituye en una comprensión de la problemática ambiental, para intervenir y resolver en forma comprometida y participativa, o si por el contrario, se genera una actitud de indiferencia ante los problemas ambientales.
Con el propósito de analizar y profundizar en el conocimiento del proceso formativo profesional, se aborda el análisis de dos licenciaturas de diferentes campos del conocimiento, con el fin de reconocer que tipo de conocimiento ambiental prevalece y cuáles son los procesos de incorporación de este conocimiento, desde la construcción y estructuración curricular, el modelo educativo, la orientación didáctica, así como en los procesos de implementación docente y de aprendizaje, durante la formación profesional, y en el ejercicio profesional de los egresados.
El estudio de caso parte desde la pregunta central: ¿Cómo incide la formación profesional en el habitus ambiental de estudiantes y egresados de Licenciatura en la UdeG y en su ejercicio de ciudadanía?  Para ello se enfoca desde la perspectiva teórica de la epistemología genética y el análisis del discurso, con la integración de dos grupos de discusión de cada licenciatura, la aplicación de encuestas y entrevistas semi estructuradas, así como la revisión y análisis de los documentos relativos a los programas curriculares, los programas de las materias relativas al conocimiento ambiental y otros documentos institucionales.
Una gran mayoría de estudiantes del nivel superior,  consideran la problemática ambiental como una situación ajena a su persona y a sus decisiones de vida, no mantienen una disposición de reconocimiento y atención a la problemática ambiental, o una forma de vida congruente con un habitus ambiental, que se evidencie en acciones cotidianas de mayor responsabilidad con el entorno. Su incorporación a una carrera del nivel superior, les da acceso a una percepción de la vida profesional, centrada en el éxito académico, económico y social, con cierta indiferencia o resignación inmovilizante, ante el creciente deterioro del medio ambiente.    
Los planteamientos discursivos de la formación profesional, mencionan en el perfil de egreso de los programas educativos, el propósito de una atención al medio ambiente, (profesional que debe caracterizarse por su dinamismo, tenacidad y conciencia crítica, comprometido con la naturaleza y la sociedad… Trabajar con base en la sustentabilidad de recursos,) para ello, las licenciaturas incorporan contenidos específicos referidos a estudios sobre medio ambiente, como materias de ecología general, o materias denominadas con temas ambientales, además de tener algún tipo de prácticas concretas vinculadas al cuidado del entorno, como la siembra de árboles, limpieza de aulas en el Centro Universitario, entre otras.
La incorporación de temáticas ambientales, proveen de cierta información a los profesionistas en formación, para tener una perspectiva de la relación entre su campo de acción profesional y los problemas ambientales del entorno, sin embargo, no necesariamente les induce a una postura crítica frente a la problemática social, ni tampoco les forma para una comprensión compleja de la realidad circundante, sus interconexiones, condiciones, contextos e implicaciones a corto, mediano y largo plazo. Cuando los profesionistas egresados se miran ante situaciones (de toma de decisión) donde se implican aspectos de impacto ambiental en los que desde el espacio laboral existe una afectación directa y evidente, los profesionistas en ejercicio no siempre actúan éticamente, considerando este aspecto fuera de la esfera de acción de su desempeño profesional y contribuyendo así en forma indirecta, a las condiciones de deterioro del medio.
 
Evidencias sustentadas en las transcripciones de entrevistas, grupos de discusión y aplicación de encuestas.
 
En los planes de estudio de las licenciaturas de Biología y Trabajo Social, los enfoques y contenidos ambientales aparecen en las áreas especializantes y como materias optativas.
 
Existen campañas de difusión e imagen, relacionadas con el medio ambiente en los Centros Universitarios, pero las prácticas cotidianas de Autoridades, docentes y estudiantes, no son coherentes con los planteamientos enunciados en las campañas, los mismos actores universitarios asumen su falta de compromiso y continuidad en estas acciones.
 
Los estudiantes mencionan la falta de espacios de aprendizaje vinculados con prácticas ambientales y la falta de congruencia en sus autoridades y maestros para poner el ejemplo en las prácticas de cuidado del entorno.
 
Los contenidos de los programas de las materias relacionadas con el conocimiento ambiental se orientan en un enfoque conservacionista, por el tipo de enfoque y autores que manejan, condición observada también por algunos docentes que no comparten esta perspectiva y que plantean un cambio de enfoque en los procesos de rediseño curricular.
La cultura institucional vinculada con el conocimiento ambiental se plantea en una perspectiva superficial y de manejo de imagen, campañas con carteles, pendones y botes para separación de residuos (moda), más que integrarse en una práctica cultural de la comunidad universitaria en la cual se comprometan todos los actores universitarios. En el caso del CUCBA, señalan además que contando el Centro con todos los elementos para constituirse en un modelo institucional de manejo de recursos, optimización, estrategia para el tratamiento de desechos, reciclado y reúso, no se ha hecho así.
Los egresados reconocen que una vez concluida la formación profesional es menor su participación en acciones de cuidado del entorno, asumiendo también que en su práctica cotidiana lo más que hacen es atender al cuidado del agua en su hogar y en algunos casos a la separación de desechos; también señalan que en sus espacios laborales, salvo quien se encuentra trabajando en organismos dedicados al cuidado del ambiente, no se han preocupado de inducir o motivar al diseño de estrategias para el tratamiento de los problemas ambientales vinculados a su práctica profesional, incluso algunos egresados no identifican la relación existente entre su ejercicio profesional y los problemas ambientales.
En la perspectiva de P. Bordieu, el conjunto de esquemas cognitivos generativos, hacen posible al sujeto una construcción de la realidad y una forma de actuar en la misma, de acuerdo con su historia y contexto. Referido a lo ambiental, se identificarán las actuaciones, disposiciones y modos de interactuar con el entorno que se constituyen en una sistemática de vida.
El cómo se van formando los hábitos concretos durante el desarrollo de la formación profesional respecto al ambiente, identificando si mediante los estudios del nivel superior, se logra constituir un habitus ambiental, concibiendo como Habitus ambiental: La disposición del sujeto a reconocer en su cotidiano, las características de la problemática ambiental de su entorno, en una perspectiva crítica y una actitud propositiva, desde la cual interviene la realidad en la medida de sus posibilidades, con formas de respuesta concretas, manifiestas en su estilo de vida.
La apropiación de la realidad y la relación sociedad naturaleza que la educación superior promueve, delimita una percepción del entorno y un actuar profesional interiorizado desde las prácticas educativas y el modelo de aprendizaje en que se ha formado, que se manifiesta en su ejercicio profesional y de ciudadanía.