Usos sociales de las tecnologías de la información y la comunicación frente a la preservación de la memoria social en la era digital. Un estudio exploratorio

Tipo de proyecto: 
Proyectos individuales
Modalidad del proyecto: 
Proyecto de investigación Básica
Fecha de inicio: 
06 Mayo 2017
Fecha de término: 
24 Mar 2018
Estado del proyecto: 
En desarrollo
Descripción del proyecto: 

La reproducción social, esto es, la trascendencia cultural y la metaorganización de las formas de acción, dependen de la exitosa transmisión colectiva de sus códigos y sus referentes, en tanto que la memoria es una creación colectiva y una forma de actuar social antes que una actividad individual que se agota en la unicidad y particularidad del sujeto (Halbwachs,  1980; Vázquez, 2002).
 Por otro lado, dado que la memoria, para transmitirse, necesita de un soporte, y dado que la vida humana es perecedera (si esta fuera el soporte en cuestión), la necesidad de desarrollar tecnologías de la memoria se ha impuesto como un imperativo cultural en todas las sociedades humanas conocidas, proponiendo a lo largo del tiempo un catálogo tecnológico y de usos sociales tan amplio de ellas que abarca desde la invención del palimpsesto y el uso de la lectura ideográfica hasta la reproducción telemática y la decodificación lectora análoga (Featherstone, 2000).
Todas estas tecnologías culturales han estado basadas, hasta hace poco tiempo, en la producción de registros y soportes materiales, si bien la llegada del proceso de digitalización, que permite la desmaterialización de esos soportes para convertirlos en unidades de información inmateriales  (y que abarata de manera dramática la cadena de de producción, circulación, almacenaje y consumo), ha fomentado una limitación importante y progresiva en el uso de soportes materiales en el registro de información actuales. Hechos tales como la incapacidad de almacenar las cantidades astronómicas de información que diariamente se produce, la incompatibilidad sistemática y celérica de los formatos de archivo y la obsolescencia continuada de los soportes de reproducción de estos (Van Dijck, 2007) han acelerado de manera vertiginosa el proceso de volatilización de la información, dibujando con ello un panorama de escasez referencial, en clave de memoria histórica, a mediano y largo plazo.
La diferencia entre la arqueología y la historia, más que una de objeto o método, es una de materialidad: mientras que la primera basa su interpretación de los hechos, de manera regular, en los remanentes materiales no escritos dejados por una sociedad o grupo humano, el historiador lo hace a partir de sus materialidades escritas; como fuere, a pesar de esta diferencia nodal, ambas disciplinas basan su práctica en un hecho en común: la supervivencia de materiales interpretables a posteriori (Steedman, 1998).
Esto es factible pues las disciplinas históricas (y los cruces disciplinarios las que atraviesan) parten del supuesto de que es posible reconocer las estructuras sociales (culturales y económicas) antecedentes a partir de estos materiales indiciales dejados por los grupos humanos que las crearon y utilizaron.
Desde ahí, una preocupación que se ha insertado en el cruce de distintas disciplinas hoy, en medio de la galopante penetración de las tecnologías digitales de la comunicación e información en los modos cotidianos del hacer, ha sido justamente aquella sobre el devenir de la memoria social en relación a la alta volatilidad de esas materialidades.
En este sentido la digitalización de la información, como centro organizativo de una cantidad ingente y cada vez más creciente de prácticas de todo tipo,  lleva a una paradoja: mientras que las formas de memorias, tanto individuales como colectivas, son capaces hoy de extenderse más allá de los límites de lo privado y alcanzar niveles masivos de circulación a partir de la tecnologías digitales reticulares, la caducidad y reducción de sus materiales retentivos aumenta en proporciones geométricas.
Dado la elevada volatilidad de sus soportes en esta fase histórica, la información socialmente producida apunta a ver una preocupante pérdida de registros sobre los hechos actuales y futuros, y por lo tanto, una eventual pérdida de información referencial a la que presumiblemente se tendrán que las generaciones venideras.
Dada la situación crítica que se explica en el contexto y problemática social anteriormente referido, el proyecto de investigación que aquí se presenta intenta identificar la existencia (si las hubiere) de distintos usos sociales de las tecnologías de la información y la comunicación digitales actuales en torno a distintas formas de preservación de la memoria social contemporánea. Este objetivo funge como la primera parte de un proyecto mayor o de una etapa de investigación subsecuente, si así se quiere, a partir de la cual, tras la identificación de casos sobresalientes en esta, pueda posibilitarse el mapeao y presentación de un catálogo de prácticas que sirvan como insumo de análisis para proponer diversas estrategias de salvaguarda y protección en torno distintas formas de producción de memoria social. 

Objetivos: 

Identificar qué tipo de usos sociales de las tecnologías de la información y la comunicación actuales se encuentran vigentes, en su caso, para intentar preservar la memoria social  en la era digital.

Metodología: 

El diseño está basado en un estudio exploratorio descriptivo, de tipo inductivo y no exhaustivo, que permita relevar qué tipos de usos sociales de las tecnologías de la información y la comunicación están vigentes o, al menos presentes, en clave de casos representativos en relación a la preservación de la memoria social en la era digital.
El diseño se presenta como exploratorio - descriptivo en tanto los márgenes del fenómeno a estudiar han sido escasamente estudiados; este hecho, así, requiere como condición inicial de la presentación de un primer mapeo sobre las distintas manifestaciones de salvaguarda (y recuperación) de la memorias social, no importando el objeto particular de esa memoria social, a través del uso de tecnologías de la información comunicación, presentándose como particularmente importante el panorama de la las tecnologías digitales y muy especialmente la Internet. El estudio se ha pensado de manera inductiva para permitir que las categorías descriptivas surjan desde la exploración y evitar, así, el etiquetamiento categorial y a priori de los constitutivos emergentes del fenómeno, lo cual lo limitaría a las categorías teóricas existentes; por su parte, el estudio se cataloga como no exhaustivo pues, aunque se trata de un estudio de carácter exploratorio, visibless isibles o icar de exito isibles en este horizonte no exhaustivo pues, aunque se trata de un estudio de caracter éste apunta a identificar los casos sobresalientes más que a dotar de dimensiones generales al fenómeno en cuestión dada la intención, en una etapa subsecuente, de utilizar las características identificadas para proponer un modelo de rescate y salvaguarda de distintas formas de memoria social.